Digital Work

El Foro Económico Mundial ha advertido en un reciente Informe que, entre los años 2015 y 2020, la digitalización conllevará la desaparición de 5 millones de puestos de trabajo. Este mismo Informe calcula que el 65% de los actuales estudiantes tendrán una ocupación que hoy no existe. La digitalización se encuentra en el centro del debate político, económico y social. La llamada “Economía 4.0” supone un reto para todas sociedades, no solamente por la profunda transformación que implica, sino por su potencial impacto sobre el empleo, las condiciones de trabajo y la protección social en todo el mundo.

Por ello, nuestro objetivo es analizar, desde una perspectiva práctica e interdisciplinar, los profundos cambios que están experimentando estos tres elementos. Para ello, desarrollaremos un método analítico que integra el análisis interdisciplinar con el estudio de caso. Esto nos permitirá combinar la investigación científica clásica con experiencias prácticas obtenidas de casos reales en el sector tecnológico. Nuestro propósito final es contribuir, desde un punto de vista objetivo y práctico, a la delimitación de las nuevas tendencias experimentadas por el Derecho social.

Así, nuestro análisis se centrará en tres áreas principales. En primer lugar, prestaremos atención a la relación entre economía digital y empleo. La digitalización está transformando el fenómeno del desempleo tanto desde el punto de vista cuantitativo (con mayores tasas de paro), como cualitativo (surgiendo fenómenos nuevos como el empleo vulnerable). Esto exige la adopción de nuevas medidas relacionadas con la formación, las políticas activas de empleo y la protección social, no solamente para los parados, sino también para los trabajadores en activo. Si el empleo único y para toda la vida no va a volver, las instituciones legales deberán adaptarse a esta realidad.

En segundo lugar, la economía digital está también transformando las condiciones de trabajo, poniendo en cuestión conceptos básicos del Derecho laboral, como el de trabajador o el de relación laboral. Además, las fórmulas tradicionales de los trabajadores para defender sus intereses y que cristalizaban en el Derecho colectivo ya no parece que resulten efectivas. ¿Siguen siendo válidas las instituciones clásicas en este nuevo contexto? ¿Es necesaria su adaptación o su radical renovación? Encontrar respuestas a estas preguntas significa reconsiderar las instituciones legales, tratando de encontrar un equilibrio entre unas condiciones laborales y vitales justas y las necesidades de la economía digital.

Finalmente, si el objetivo del pleno empleo ha devenido imposible y las condiciones laborales han cambiado sustancialmente, la protección social deberá proveer cobertura ante estos nuevos riesgos. De hecho, los nuevos riesgos derivados de las nuevas profesiones y actividades, exigen encontrar nuevas formas de protección. El debate sobre la renta básica, por ejemplo, no es tema de futuro, sino de presente, y lo es en buena medida por la necesidad de encontrar nuevas fórmulas de protección social ante los retos de la digitalización.

En definitiva, este proyecto tiene como propósito analizar cómo la digitalización está transformando el mercado de trabajo, teniendo en cuenta la reacción de los sujetos directamente concernidos. Sobre esta base, nuestro propósito es proporcionar respuestas viables ante los nuevos retos relacionados con las condiciones de trabajo y empleo, las relaciones laborales y la protección social.

klsjdajsdhaksjdhasj
  • Foto de Luz Rodríguez de la Exposición "Nosotros Robots"

0 Comentarios

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *